Comunicado de Elkarrekin Podemos-IU

Comunicado de Elkarrekin Podemos-IU

Comunicado de Elkarrekin Podemos-IU

La Consejera de Sanidad del Gobierno Vasco, a través de unas directrices que hemos conocido en el día de hoy, ha señalado que cientos de personas no podrán emitir su voto en las Elecciones al Parlamento Vasco de 12 de julio de 2020.

La Junta Electoral, a consulta de una de las candidaturas, ha interpretado que la directriz del Gobierno autonómico efectivamente “garantizan unas condiciones adecuadas de circulación para poder acudir a votar, con la salvedad de segmentos reducidos de población por motivos sanitarios (…) ” Esta lectura se puede interpretar sin lugar a discusión como la prohibición de emitir el voto para aquellas personas que hayan sido detectadas con COVID-19 o incluso a aquellas a las que se la ha realizado el correspondiente test y aún no han obtenido resultado.

El derecho a participar en las elecciones al Parlamento Vasco, a través del voto, es efectivamente un derecho fundamental que tiene la ciudadanía vasca y que viene recogido con las máximas garantías en la Constitución Española, en el Estatuto de Gernika, en la Ley Electoral de Régimen General y en la Ley 5/1990 de Elecciones al Parlamento Vasco.

Poniendo como ejemplo el reciente Estado de Alarma, ha sido necesario habilitar esta herramienta constitucional, absolutamente excepcional, para restringir otros derechos, como es el de la propia movilidad dentro del territorio del Estado. Parece claro en todo caso, que una mera directriz administrativa de la Consejería de Sanidad no puede bajo ningún concepto ser elemento suficiente para desmontar la arquitectura esencial de los derechos fundamentales de la ciudadanía.

Desde la coalición Elkarrekin Podemos no discutimos que estamos ante una situación excepcional, que requiere soluciones excepcionales, pero la solución no puede ser bajo ningún concepto una merma en los derechos fundamentales de la ciudadanía, sino una ampliación en las medidas y las garantías sanitarias para que las personas puedan ejercer con libertad y autonomía su derecho al voto.

La prohibición emitida por el Gobierno Vasco es arbitraria e insuficiente desde el punto de vista jurídico, pues no se atiene a ninguna norma que la respalde y confronta directamente con el derecho fundamental a la participación política.

Esta situación puede dar como resultado que, si varias de las personas confinadas, deciden acudir a votar el día 12 de julio, en primer lugar lo hagan desamparadas pues no se han tomado las medidas sanitarias razonables para garantizar su voto. Y en segundo lugar puedan ser interceptadas por las fuerzas de seguridad sin un respaldo legal suficiente y vean violentado por la fuerza su derecho a ser parte activa en las elecciones democráticas para elegir al poder legislativo en Euskadi.

Afirma la Consejera de Sanidad que esta situación es equivalente a una “fractura de cadera”, en sus propias palabras. Lo cuál es falso ya que si esa persona de una manera u otra acudiera a votar en esas condiciones al colegio electoral, no habría ninguna norma que se lo impidiera. En otras palabras, la consejra está confundiendo de forma abrupta una realidad fáctica (sufrir una enfermedad aguda que te impida de forma real e individual acudir al colegio electoral), con la supresión de un derecho fundamental a un colectivo de personas sin ningún tipo de contrapeso jurídico.

En este sentido, no estamos ante un caso aislado o individual de vulneración de un derecho individual, lo cuál ya sería grave, sino que esta prohibición afecta de forma colectiva a la vecindad del municipio de Ordizia, que se vería privada de forma conjunta, en un porcentaje nada despreciable, de expresar su voluntad en la conformación del Parlamento Vasco.

En todo caso, consideramos que ninguna prohibición es razonable desde el punto de vista legal si no respetamos la estructura jerárquica de nuestro ordenamiento jurídico, donde una directriz administrativa, sin más respaldo legal, no puede en ningún caso suspender el ejercicio de uno de los máximos derechos fundamentales que ostenta la ciudadanía vasca, el de elegir democráticamente a su gobierno.

Atendiendo a la realidad del contagio del Covid 19, estimamos que hay dos soluciones posibles: O se excepciona el derecho a voto en una norma de igual rango, algo que no ha sucedido hasta el momento y que creemos que es materialmente imposible que suceda de aquí al domingo, o se ponen los medios necesarios para que los cientos de personas afectas puedan ejercer su derecho al voto, bien a través del establecimiento de las medidas sanitarias que correspondan, que ya se han hecho en otros países y que son perfectamente viables, bien a través de un aplazamiento parcial de las elecciones en las mesas electorales afectadas, en la forma legal que se estime.


Comparte