1 de mayo de 2018

1 de mayo de 2018
1 de mayo de 2018

1 de mayo de 2018

El 1 de Mayo es en todo el mundo, un día para reivindicar condiciones de trabajo dignas para todas la personas y para defender y avanzar en los derechos de los trabajadores y trabajadoras, de las personas autónomas y también de quienes están desempleadas y en búsqueda de empleo.

En la misma medida que la precariedad y siniestralidad laboral crecen en Euskadi, aumenta el número de personas que a pesar de tener un empleo son pobres. Tener un trabajo ya no garantiza derechos. El paro y la calidad del empleo son ya la principal preocupación de la ciudadanía vasca. La Euskadi trabajadora se enfrenta a un duro panorama en 2018 con convenios sin firmar, perdida de capacidad adquisitiva y negociación colectiva en horas bajas. A esto le sumamos el alto paro juvenil, el desarrollo desigual de las comarcas, las bajas cotizaciones y por ende bajas pensiones; y por supuesto el hecho de saber que con nuestras nóminas los trabajadores, trabajadoras y personas autónomas pagamos más impuestos que cualquier empresa del Ibex 35.

No podemos admitir los abusos que se hacen contra las personas trabajadoras amparándose en las dos reformas laborales. Tampoco la destrucción de la industria vasca, en manos de fondos buitre y especuladores, ni los despidos de trabajadoras y trabajadores a cuenta de la codicia patronal, de la deslocalización y de la mala gestión de las empresas.

Nos preocupa la situación de los y las autónomas, un sector muy golpeado en los años de crisis. Es necesario mejoras en la fiscalidad y en la forma de tributar, lejos de los parches temporales que nuestro actual gobierno propone. Medidas para terminar con los falsos autónomos, y la búsqueda de ayudas a la conciliación familiar.

Las mujeres siguen siendo las más perjudicadas por esa precariedad soportando además la carga de la brecha salarial, el acoso sexual en el trabajo y la soledad del poco valorado trabajo de los cuidados. Nos sumamos a las reivindicaciones de los movimientos feministas en el 8 de marzo, ya sabemos que si las mujeres paran, se para el mundo.

Frente a toda esta violencia laboral la gente trabajadora y precaria esta dando respuestas ejemplares movilizándose y organizándose desde abajo para decir alto y claro que no piensan resignarse. Ningún derecho se ha conseguido sin la movilización y la lucha de las trabajadoras y trabajadores. Hoy las personas pensionistas y las mujeres el 8 de marzo nos han demostrado la importancia de la movilización social.
Ahora que dice el PNV que la economía ha mejorado y que se está creando empleo, es hora de hacer un reparto equitativo de la riqueza, subir el salario mínimo, superar la brecha salarial, garantizar las pensiones y procurar que la juventud pueda acceder a un empleo bien remunerado que les permita emanciparse y comenzar un proyecto de vida. Es lo justo.

En ese sentido desde Podemos Euskadi hemos llevado a las instituciones sendas propuestas para mejorar las condiciones de vida de las personas trabajadoras y autónomas y por el fomento de empleo en la comarcas más golpeadas por la crisis; contra la brecha salarial, contra los estereotipos laborales, los techos de cristal y la falta de políticas de conciliación eficaces; así como el reconocimiento del valor social y económico del trabajo de los cuidados.

Hemos apostado por la defensa del empleo público y por la inclusión de clausulas sociales en la contratación, por la subida de la pensiones, por implantar medidas contra el fraude laboral y fiscal, por el control de la horas extras y contra la precariedad que suponen las medias jornadas involuntarias. Pedimos que cualquier persona por el hecho de serlo, disponga de unos ingresos mínimos suficientes para cubrir sus necesidades básicas.

Hemos expresado solidaridad y apoyo a los trabajadores y trabajadoras que están sufriendo expedientes de regulación de empleo o situaciones de crisis en sus centros de trabajo, e hicimos eco de sus reivindicaciones en las instituciones.

Hoy 1 de Mayo le pedimos al Gobierno Vasco varias cosas: Por un lado que deje de negociar a espaldas de la representación legal de las personas trabajadores y de a conocer con total detalle y trasparencia lo acordado con Confebask, y de paso lleve de una vez a por todas a debate la reforma de Lanbide. Y Por otro lado, que en vez de darle oxígeno al Gobierno de Rajoy se lo de a las personas precarias exigiendo a PP y Cs, sus socios de Madrid, el desbloqueo de la ley de Unidos Podemos de septiembre de 2016 para la subida del salario mínimo aprobada por mayoría en el Congreso.
Por todo ello, el 1 de mayo salimos a las calles acompañando a los diferentes sindicatos y movimientos sociales en sus reivindicaciones, apoyando a las mujeres en su lucha por la igualdad, a los pensionistas por la garantía de unas pensiones dignas, con los y las jóvenes en su lucha por sus empleos y su futuro. Estamos con las personas desempleados en sus peticiones y con las y los autónomos poniendo en valor su esfuerzo diario por conservar su puesto de trabajo y con toda la sociedad que reclama, sin bajar la guardia, unas condiciones laborales justas.

 

   Descargar

Comparte: